Portuarios le piden al gobierno reducir las contraprestaciones y revisar esquema regulatorio del sector

El esquema actual desestimula la inversión en el desarrollo de los puertos y castiga la eficiencia del sector
CCI se compromete a gestionar la actualización del esquema regulatorio y propone adoptar para los puertos el modelo que rige bajo la autoridad de la ANI

Las sociedades portuarias del Caribe y la Cámara Colombiana de Infraestructura le solicitaron hoy al Gobierno Nacional actualizar el régimen regulatorio de los puertos del país y dentro de ello reducir los montos de las contraprestaciones que le pagan al estado como concesionarios en la operación y administración de los mismos.

El gerente de la Sociedad Portuaria de Santa Marta, Mauricio Suárez justificó la petición al señalar que el Estado asume la contraprestación como un concepto netamente fiscal, cargándole así a la infraestructura portuaria un costo alto con el único fin de un ingreso, cuando la misma debe estar orientada a estimular la inversión por parte de los concesionarios.

Al intervenir en un panel del 8 Encuentro Regional de Infraestructura que se celebra en Barranquilla, Suárez precisó que “Hoy la contraprestación nos lleva a dejar de pagar un peso para pasar a pagar 5 pesos, y eso limita las inversiones de los concesionarios portuarios en la carrera productiva hacia arriba, en valores agregados como bodegas refrigeradas, por ejemplo. Además es regresiva, porque entre más eficiencia tengamos y más carga movemos, más debemos pagar”.

De acuerdo con el empresario, el esquema de las contraprestaciones portuarias va en contravía de la verdadera ecuación de productividad e infraestructura, por lo que invitó al gobierno a pensar en cuál es el verdadero mecanismo para incentivar la inversión. “Si eso no cambia se frena el proceso de mejorar la competitividad del país con las inversiones en infraestructura”, agregó.

La solicitud fue respaldada por Carlos Rosado, presidente de la junta directiva de la Cámara Colombiana de Infraestructura, Seccional Norte, moderador del panel, al precisar que además “Las inversiones que se hacen en los puertos se castigan con la aplicación de la nueva fórmula de la contraprestación”.

Sobre este mismo tema, el presidente de la Sociedad Portuaria Puerto de Barranquilla, René Puche, anunció la elaboración de un documento unificado de todos los puertos con la petición al gobierno de actualizar todo el esquema regulatorio que los rige, entendiendo que el país y la dinámica del comercio exterior han cambiado, y por ello las reglas de juego tienen que permitir la rentabilidad de los concesionarios y fomentar su inversión en los terminales.

“Con contratos de 20 o más es difícil que no hagamos cambios de acuerdo con nuestras necesidades y nuestros planes de inversión que solo buscan beneficiar al país. Ya la contraprestación nos ha subido 5 veces en su monto y si hacemos inversiones nos cobijan las nuevas condiciones establecidas en el documento Conpes expedido recientemente, lo que eleva aún más la contraprestación. Eso mata el negocio y hoy lo que tenemos es un temor por la contraprestación”, explicó Puche, tras señalar que hoy el 70% de los ingresos de los concesionarios portuarios se van en impuestos al gobierno de una u otra forma.

Por su parte, Aníbal Ochoa, director comercial de la Sociedad Puerto de Cartagena, agregó que “están tratando de cambiar las reglas de juego de un día para otro eso, sin comprender que eso cambia el modelo de negocio lo que frena las inversiones. No se entiende la esencia del negocio y por eso no lo regulan como debe ser de acuerdo con las necesidades del sector y del país.

Ante las solicitudes de los portuarios, Juan Martín Caicedo, presidente nacional de la Cámara Colombiana de Infraestructura, CCI, coincidió en la necesidad de que al sector se le aplique una fórmula distinta a la del sector vial, para comenzar a construir su institucionalidad y que se fundamente en que el modelo fue exitoso.

“La filosofía con la que hay que construir ese modelo es que el sistema ha funcionado bien. Los portuarios pueden tener la tranquilidad de que en la comisión portuaria de la CCI entendemos que es prioritario poner sobre la mesa todo lo que es tema transversal, como el de las contraprestaciones para que deje de ser fiscalista y se convierta en un elemento que incentive la inversión y el desarrollo de los puertos”.

Enseguida insistió en la necesidad de resolver muy pronto la institucionalidad del esquema regulatorio del sector portuario, mediante un modelo similar al que se tiene para el vial con la Agencia Nacional de Infraestructura. “Se puede pensar en trasladar ese esquema al sector portuario. Pero en la defensa del modelo vamos a dar la batalla para que haya una filosofía correcta en el manejo de la contraprestación y en las instancias de control para que tengan las dirección que debe tener. Los insumos que estamos usando surgen de ejercicios como este porque la funcionen del gremio es ocuparse de los temas transversales que constituyen la agenda de la comisión de puertos en Bogotá”.

Sobre este aspecto, Mauricio Suárez recordó que en la historia de la concesión del Puerto de Santa Marta se han tenido interlocutores distintos y cada vez hay uno más para un tema diferente. Hacen faltan arquitectura para la interlocución frente al desarrollo portuario. Hay que aprender del pasado. Antes las condiciones del país obligaban a reducir tarifas por la vía de generar y estimular la competencia. Ahora hay que pensar en la racionalidad y la especialización de las inversiones. Eso se logra también con un actor que mire el sector como un todo no desde una particularidad”.